Tiempo estimado de lectura:

Originarios de Argentina, ahora se han puesto de moda en España a causa del descontento generalizado de la población con los políticos que nos gobiernan.

El peligro de los escraches es que, si bien todos tenemos derecho a indignarnos y a expresarnos contrarios a las actuaciones de determinadas personas, estas manifestaciones públicas repletas de gente enfadada pueden degenerar en violencia verbal o física, atentando entonces contra los derechos de las personas denunciadas. Y entonces los propios manifestantes se desautorizan y dejan de participar en un escrache y se convierten en violentos que deben ser desalojados por la policía con toda razón.

Además, existe el derecho al honor y a la presunción de inocencia, y si un escrache violenta el derecho al honor del denunciado con declaraciones no contrastadas, puestas en común con los espectadores, entonces deja de ser escrache y pasa a ser otra forma de violencia.

¿Y qué me dicen de los familiares de los denunciados? ¿Acaso por ser familia deben ser víctimas de escrache? Hablo de hijos y cónyuges que habitualmente no tienen poder alguno sobre los actos de los denunciados pero que, sin embargo, tienen derecho a la intimidad y a no verse acosados en sus domicilios. No es normal que el hijo de nadie sea insultado a la salida de su casa por muy enfadados que estén los manifestantes con alguno de sus padres.

Y si encima los escraches están de moda, dentro de poco no tendrán ningún efecto, pues la mayoría de los españoles, ardorosos defensores de sus derechos sin mirar nunca los derechos de los demás, caerán en la violencia. Así, los verdaderos manifestantes pacíficos serán desalojados sin preguntar, ya que los escraches serán prohibidos de forma terminante por culpa de los violentos.

Muchos personajes públicos son merecedores de ser evidenciados en público. Políticos, miembros de la familia real, empresarios. Y no sólo eso, también de ser juzgados por sus actos, si alguien se digna a investigarlos y un juez justo a condenarlos debidamente.

Que conste que, con mis condiciones, estoy a favor, pero ¿a que no es tan fácil hacer bien un escrache?

Blog Logo

Carlos Escribano

Desarrollador Web desde hace 10 años. Me gusta resolver problemas de forma ingeniosa. Saber más.

Vida y milagros de un desarrollador web

carlosescribano.com

Volver al Inicio